Buscando salidas del proceso de la quiebra

Las objeciones que la gobernadora Wanda Vázquez había contrapuesto al plan enmendado de ajuste de la deuda del gobierno central anunciado por la Junta de Supervisión Fiscal (JSE) hace poco más de una semana, dieron paso el miércoles pasado a la oposición formal del gobierno a dicho plan de ajuste ante la jueza Laura Taylor Swain. Esto pone a la Junta en una posición difícil, ya que se supone que esta representa al gobierno y al país ante el tribunal de quiebras del Título III de Promesa.

Según la reseña de la oposición al plan publicada por este diario, el gobierno le indicó al tribunal que los recortes y ajustes a la deuda negociados por la Junta con los bonistas no podrán realizarse sin el apoyo de la administración gubernamental. También se indicó que en la objeción radicada por la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) se reitera la queja de la gobernadora de que el plan revisado mejora los términos para los bonistas sin ofrecerle nada nuevo a los pensionados.

La posición asumida por el gobierno va dirigida a poner en pausa las gestiones de la Junta ante el tribunal y levanta varias interrogantes. La más inmediata es qué pasará ahora con el acuerdo revisado y cómo se afectará de aquí en adelante el proceso de Promesa.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
viernes, 21 de febrero de 2020
(foto: PorEsto!)