¿Salir de la quiebra?

El título de esta columna está tomado del de un foro que se celebró el pasado martes 25 de febrero en la Universidad de Puerto Rico, en Río Piedras. En el foro participaron tres reconocidos economistas y una destacada periodista, y el tema fue el Plan de Ajuste de la deuda del gobierno central que se ha estado debatiendo en estos días.

Los participantes hicieron una buena descripción del acuerdo entre los acreedores del gobierno y la Junta de Supervisión fiscal y expusieron con claridad las objeciones que han presentado los críticos del plan. Sin embargo, el espacio de unas horas—al igual que el de una columna en el periódico—no basta para contestar todas las dudas del público interesado, ya que se trata de un tema complejo.

Entiendo que sería útil para ayudar a aclarar los puntos en debate el abordar tres preguntas. Primero, ¿qué tiene de bueno el plan propuesto? Segundo, ¿cuáles son las objeciones más importantes de los críticos? Y, tercero, ¿qué opciones estratégicas tienen ante sí el gobierno y el país al considerar la propuesta?

En cuanto a la primera pregunta, no hay duda de que el plan tiene varios elementos atractivos. Se trata de reducir 35 mil millones de dólares en deuda del gobierno central a 11 mil millones de dólares. La nueva deuda se amortizaría rápidamente, de modo que para mediados del año 2029 quedaría un balance adeudado de sólo 5 mil millones. En la totalidad del programa, los acreedores recuperarían en promedio el 41.3 por ciento de la deuda original, lo que significa un recorte o quita de casi 60 por ciento, aunque los bonistas con prioridad constitucional recuperarían mucho más que los acreedores no asegurados.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
sáabado, 29 de febrero de 2020
(foto: EL VOCERO )