La economía no es la prioridad

No hay duda de que las medidas drásticas que ha sido necesario implantar para controlar la epidemia del COVID-19 tendrán efectos negativos fuertes en la economía.  Pero si todo sale bien, serán efectos de corto plazo, concentrados en el segundo trimestre, que pueden superarse en la segunda mitad del año.

De todos modos, aunque el daño económico se prolongue hacia el segundo semestre, lo cual dependerá de cómo se comporte la ya famosa curva de propagación del virus, la economía no es la prioridad.  Lo importante es salvar vidas, haciendo todo lo posible por frenar el avance de la epidemia.

Apenas este lunes, el gobierno de China dio a conocer datos económicos para los meses de enero y febrero, ofreciendo por primera vez un cuadro preciso de los efectos económicos de la crisis.  Los resultados son peores de lo que esperaban la mayoría de los analistas: caídas fuertísimas, casi desplome, de la producción industrial, el comercio detallista y la inversión en activos productivos.  Se habla de una caída de 6 por ciento en el Producto Interno Bruto de China en el primer trimestre del año.

 

Para leer la columna presione aquí.

Juan Lara

Tribuna Invitada – El Nuevo Día

lunes, 16 de marzo de 2020