Preparando la reapertura de la economía

La gobernadora Wanda Vázquez se apresta a presentar un plan para la reapertura escalonada de la economía, producto de varias semanas de diálogo con representantes del sector privado.  Es una buena noticia el que podamos contar con un programa racional y responsable de reactivación de los sectores productivos del país, evitando las aperturas impulsivas y peligrosas que se están viendo en algunos lugares de Estados Unidos.

Es un reto orquestar las competencias de los empresarios y la comunidad médica y científica para establecer salvaguardas que impidan una aceleración de la epidemia mientras van regresando más y más personas a sus labores habituales.  Pero es un reto manejable, y ya se ven varias iniciativas que apuntan en esa dirección.

Hay dos indicadores parciales que aportan una visión cautelosamente optimista.  Uno es que el sistema hospitalario no se ha visto abarrotado de casos del virus, según información obtenida directamente por la prensa.  Este es un indicador de gran valor, y debería estar disponible y bien actualizado en los informes del Departamento de Salud (y quizás lo está, pero no lo divulgan).

Si el virus no ha hecho estragos en el sistema hospitalario, esa es la mejor evidencia de que las cinco semanas de aislamiento, iniciadas cuando apenas se identificaban los primeros casos, han producido el efecto deseado.  Por supuesto, eso no significa que se puede bajar la guardia y descuidar la prevención y el distanciamiento social, pero sí que se puede ir transitando gradualmente a lo que será la nueva normalidad.

Para leer la columna presione aquí.

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
miércoles, 22 de abril de 2020