Apagones: otra amenaza para la economía

La tormenta tropical Isaías ha revivido en muchos puertorriqueños la ansiedad que sufrimos hace casi tres años con el huracán María. La gran preocupación es qué va a pasar con la energía eléctrica, ya que desde el día antes del evento muchas partes de la Isla se encontraban sin luz.

Todavía no sabemos el alcance de los daños ocasionados por la tormenta, aunque es evidente que no se comparan con los del huracán María. Aun así, es importante tener una idea clara de cuánto tardará en reponerse el servicio eléctrico a través de todo el país, porque una suspensión prolongada del suministro de energía no solo ocasionaría inconvenientes y daños directos a las familias, sino que sería otro golpe más a la economía.

Estamos en un momento crítico en el manejo de la pandemia del COVID-19, debatiendo si conviene o no retroceder en la apertura de la economía ante la reciente aceleración de los contagios. Muchos negocios pequeños y medianos enfrentan grandes dificultades para sobrevivir debido al cierre parcial de sus operaciones. Si a eso le sumamos una falla prolongada en el servicio eléctrico, el cuadro económico se complicaría en extremo.

Es esencial saber cuánto se tardará la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en hacer un inventario completo de los daños que pueda haber sufrido la red eléctrica. Y si dichos daños son considerables, es vital que la AEE produzca rápidamente un plan ejecutable para realizar las reparaciones necesarias, con un calendario bien definido de recuperación para cada sector afectado.

Para leer la columna presione aquí.

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
jueves, 30 de julio de 2020
(Foto: RPP Noticias)