Resolver la deuda: resolución de Año Nuevo

Uno de los muchos asuntos importantes que quedó inconcluso en el 2020 debido a la pandemia del COVID-19 es la renegociación de la deuda del gobierno central. Antes de la pandemia, la Junta de Supervisión Fiscal había llegado a un acuerdo con los acreedores y lo había sometido a la consideración de la jueza Laura Taylor Swain, pero la emergencia de salud detuvo el proceso.

Este será uno de los primeros asuntos que habrá que resolver en el nuevo año. El tribunal les ha dado a las partes hasta el 10 de febrero para someter un nuevo acuerdo, y las negociaciones para revisar el acuerdo anterior no han sido nada de fáciles. La Junta quiere reducir el pago anual a los bonistas que se había acordado en el plan que quedó en suspenso, así como otras concesiones de parte de los acreedores, pero los bonistas se niegan a aceptar condiciones menos favorables que las que ya habían negociado antes de la pandemia.

En el fondo de esta controversia está la pregunta de cuál es la verdadera capacidad de repago de deuda que tiene Puerto Rico, algo que se viene debatiendo desde el inicio mismo del proceso de quiebra bajo la Ley Promesa. En la actualidad, la controversia ha tomado un nuevo giro, porque hay que evaluar hasta qué punto esa capacidad de repago, que siempre ha estado en discusión, se ha visto mermada por el efecto económico de la pandemia.

Para leer la columna presione aquí.

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
jueves, 31 de diciembre de 2020
(Foto:curadebt.com)