La reforma de recursos humanos en el gobierno de Puerto Rico

La propuesta del gobernador Pedro Pierluisi para crear un plan integrado de clasificación y retribución para todos los empleados de la administración pública es una iniciativa que parece estar fuera de lugar en el contexto de los temas urgentes del país, pero en realidad es un proyecto que va a la médula de las reformas que Puerto Rico necesita.

Se habla mucho de la importancia de reclutar recursos humanos de la más alta calidad en el gobierno, para lo cual hay que pagar salarios competitivos; de la necesidad de proteger el principio del mérito en el servicio púbico; de la urgencia y conveniencia de tener un sistema uniforme y justo de retribución a través de todas las agencias; y cada uno de estos objetivos es valioso por sí mismo. Pero hay otra faceta de este tema que le añade valor a la propuesta del gobernador: la reforma de los procesos gubernamentales que se requiere como parte de la renovación de la economía puertorriqueña no estaría completa si no incluyera el dotar al Estado de un equipo de empleados de carrera con las competencias y la motivación para mantener una operación eficiente y productiva en la administración pública.

En muchos sectores del país se tiene una visión negativa del empleo gubernamental, que suele asociarse con la concepción de que el gobierno es demasiado grande. Se ha dicho que el gobierno actúa como “el patrono de última instancia”, creando empleos para subsanar la falta de oportunidades de trabajo en el sector privado. Se dice que la gente acepta plazas de baja remuneración en el gobierno a cambio de tener estabilidad de empleo, un plan de retiro y beneficios marginales comparativamente buenos. Pero todo esto ha cambiado.Desde los recortes de personal con la Ley 7 y la desaparición del antiguo sistema de retiro del gobierno, las perspectivas de una carrera en la administración pública han cambiado notablemente comparado con lo que fueron en el pasado.

Para leer la columna presione aquí.

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
lunes, 1 de febrero de 2021
(Foto:es.dreamstime.com)