Más allá de la sostenibilidad de la deuda

Uno de los objetivos de la Ley Promesa es que el gobierno de Puerto Rico pueda recuperar el buen crédito y regresar a los mercados financieros; no a vender bonos chatarra, sino a levantar capital para el financiamiento de proyectos de desarrollo económico con costos que no resulten onerosos. Cabe preguntar si el plan de renegociación de la deuda que acaba de presentar la Junta de Supervisión Fiscal basta para llevarnos en esa dirección.

Todo parece indicar que el acuerdo propuesto tiene una buena probabilidad de ser aprobado, y tanto la Junta como el gobernador Pedro Pierluisi han dicho que está cerca el momento en que el gobierno de Puerto Rico saldrá del proceso de quiebra establecido por el Título III de Promesa. Pero hay que preguntarse si basta con salir de la quiebra, suponiendo que así sea, para que podamos vislumbrar un pronto regreso a los mercados de crédito.

Por el momento, la atención de casi todo el mundo está concentrada en si el plan de repago a los bonistas es sostenible y en el recorte propuesto a algunas de las pensiones de jubilados del gobierno. Estos son temas críticos que incidirán en el debate previo a la aprobación del plan, y pudieran incluso llevar a su rechazo. Pero supongamos que el plan resulta sostenible, aunque sea por estrecho margen, y que prevalece el acuerdo con el comité de retirados del gobierno. Entonces, ¿qué más se requiere para restablecer el buen crédito del gobierno de Puerto Rico?

En el futuro, la capacidad de tomar prestado con buenos términos dependerá básicamente de la capacidad de repago que tenga el gobierno. Después de la amarga experiencia que han vivido con Puerto Rico, los bonistas del futuro querrán asegurarse de que el país tendrá con qué responder antes de comprar bonos puertorriqueños. En este sentido, la variable crítica es el volumen de ingresos propios que el gobierno pueda dedicar de manera sostenida al servicio de una deuda nueva, siendo ese un servicio de deuda adicional al que se asume en el plan que está ahora sobre la mesa.

Para leer la columna presione aquí.

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
miércoles, 10 de marzo de 2021
(Foto:elvocero.com/economia)