Puerto Rico en la política económica de Biden

En Puerto Rico se ha estado creando una imagen del presidente Joe Biden como una persona atrevida en las palabras, pero tímida en la acción. Se comenta, con algo de razón, que hasta ahora Biden no ha cumplido las promesas de campaña que hizo a los puertorriqueños de Florida y de la isla.

En particular, es preocupante que el presidente de Estados Unidos promueva la paridad para la isla en programas federales dentro del presupuesto gubernamental que envió recientemente al Congreso, a la misma vez que permite que el Departamento de Justicia federal siga retando dicha paridad ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Pero a pesar de esa imagen de ambivalencia y vacilación, Biden y su equipo económico han estado muy activos en las últimas semanas promoviendo una agenda ambiciosa de política económica, tanto en el plano doméstico como en el internacional. Más aún, la nueva administración demócrata ha obtenido algunos logros notables en relación con las iniciativas de política económica que se ha propuesto impulsar.

En el plano internacional, Biden logró que el llamado Grupo de los 7 (“el G7”)—que, además de Estados Unidos, incluye a las otras seis principales economías capitalistas de ingreso alto—acordara la implantación de una tasa contributiva mínima a nivel global para las corporaciones multinacionales, comenzando con una tasa de 15%. Logró también que el G7 acordara hacer causa común frente a China para que ese país abandone ciertas prácticas objetables en el comercio internacional, y para contrarrestar la creciente influencia de China en los países en vías de desarrollo en Asia, África y América Latina.

Para leer la columna presione aquí.

Juan Lara 
Tribuna Invitada 
El Nuevo Día 
martes, 15 de junio de 2021
(Foto: https://www.politico.com/news/joe-biden)