¿Cómo evaluar a Natalie Jaresko?

Natalie Jaresko ha sido una de las figuras más visibles en Puerto Rico desde que inició funciones como directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal. Ahora que acaba de anunciar su renuncia, efectiva en unas semanas, procede evaluar su ejecutoria al frente de esa entidad, lo que no es tarea fácil.

Muchos la evaluarán como una figura política, poniendo el acento en el carácter antidemocrático y colonial de la Junta. Sin querer restarle mérito o validez a esa perspectiva, me parece que es más apropiado evaluarla en su rol como tecnócrata; es decir, como una especialista en temas económicos y financieros que ejerce autoridad en la política económica desde una posición oficial.

Natalie Jaresko: “Dejo la Junta, pero no me voy de Puerto Rico”

En el caso de la señora Jaresko, su misión de tecnócrata era de muchas dimensiones, incluyendo la renegociación de la deuda pública, la implantación de reformas económicas y el diseño y puesta en marcha de un plan de revitalización económica. La señora Jaresko se excusó de la última de estas tareas cuando expresó públicamente que el tema del desarrollo económico le toca al gobierno local y no a la Junta. En las otras dos dimensiones, el desempeño de la Junta ha sido desigual.

El logro más concreto de la Junta y la señora Jaresko ha sido la aprobación del plan de ajuste de la deuda (PDA) y la renegociación de los bonos Cofina y de la deuda del extinto Banco Gubernamental de Fomento. La funcionaria ha dicho que espera completar el plan de ajuste de la deuda de la Autoridad de Energía Eléctrica antes de dejar el puesto. De ser así, puede decirse que se va luego de cumplir la parte más urgente de misión, que era la renegociación de la deuda.

Para leer el resto de la columna presione aquí.

TRIBUNA INVITADA
El Nuevo Día
Por: Juan Lara
Viernes, 4 de febrero de 2022
(Foto por: El Nuevo Día)