Un presupuesto anti-recesión para el 2023

El año fiscal 2023 comenzó la semana pasada y cuenta con un presupuesto que fue aprobado por la Junta de Supervisión Fiscal cuando la legislatura dejó vencer el plazo de tiempo que tenía para aprobar el suyo. Algo que salta a la vista al mirar los números es que este no es un presupuesto de austeridad, por lo menos a nivel agregado, aunque en algunas de sus partes sí lo sea.

En el debate público sobre este tema se ha resaltado la negativa de la Junta a permitir la continuación del Fondo de Equiparación municipal, con lo cual muchos alcaldes podrían verse obligados a hacer ajustes drásticos en las operaciones municipales, y también el que la Universidad de Puerto Rico sigue recibiendo una suma muy inferior a la que se le otorgaba en el pasado. Sin embargo, el presupuesto total (o consolidado, como se le llama) contempla casi siete mil millones de dólares más que el que se certificó para el año fiscal 2022, lo que representa un incremento de más de 30 por ciento.

El presupuesto consolidado consta de tres grandes componentes: el fondo general, los fondos de ingresos especiales y los fondos federales. En cada uno de estos hay aumentos muy sustanciales comparados con los números del año fiscal pasado. El fondo general es ahora de 12,400 millones de dólares, que es 23 por ciento más que los 10,112 millones de dólares del año previo. Los fondos especiales aumentan 28 por ciento, de unos 3,500 millones de dólares el año pasado a 4,500 millones de dólares en el presente año fiscal. Por último, los fondos federales superan los 11,000 millones de dólares y aumentan más de 44 por ciento de un año fiscal al otro.

Para leer el resto de la columna presione aquí.

TRIBUNA INVITADA
El Nuevo Día
Por: Juan Lara
Domingo, 10 de julio de 2022
(Foto por: David Villafañe Ramos)