Puerto Rico puede aprovechar los cambios en las farmacéuticas

Eventos recientes están forzando a la industria farmacéutica a repensar su estrategia de producción. Puerto Rico puede ser agresivo y tomar partido del río revuelto.

Por un lado, lo que los abogados llaman “actos de Dios”, están afectando la producción de distintas jurisdicciones. Podemos pensar en el huracán María, cuando varios productos médicos manufacturados en la isla comenzaron a escasear a nivel mundial. Ahora, existe la preocupación de que, con el coronavirus, los ingredientes activos que son insumo de la industria farmacéutica y de los cuales China es un gran productor lleguen a escasear.

Por otro lado, cambios en las políticas fiscales de los Estados Unidos alteraron los cálculos financieros de muchas empresas. El Tax Cuts and Jobs Act (TCJA) de diciembre del 2017 redujo los impuestos a los fabricantes que operan desde los Estados Unidos. Mientras, el TCJA aumentó los impuestos de las corporaciones de los Estados Unidos con operaciones fuera de los Estados Unidos. En paralelo, se está presionando al gobierno de Puerto Rico para que altere la Ley 154 que cobra un arbitrio, principalmente, al sector farmacéutico.

 

Para leer la columna presione aquí. 

Vicente Feliciano
Tribuna Invitada – El Nuevo Día
martes, 10 de marzo de 2020
(Foto: El Vocero)