Movimiento positivo en la AEE

De todas las reformas económicas que tiene que llevar a cabo Puerto Rico, la energética es una de las principales. El acuerdo anunciado con LUMA nos da razones para ser optimistas.

En primera instancia, se divide la generación de electricidad de su transmisión y distribución (TD). No tiene sentido tener dos firmas de TD, cada una con su propia línea de transmisión desde las plantas generatrices en el sur de la Isla hasta el principal centro de consumo, San Juan. La tecnología de TD fuerza a que haya una sola compañía, un monopolio.

El mecanismo de una Alianza Público-Privada permite tener un operador privado que, al tener un contrato de concesión, no puede abusar de su condición de monopolio como lo ha hecho por décadas la AEE. Por ejemplo, existe un índice de interrupciones en el servicio eléctrico que ha ido empeorando consistentemente desde el 2014. LUMA tiene un acuerdo contractual de que en el primer año regresará a los niveles del 2014 y que posteriormente mejorará aún más. El contrato incluye penalidades de no alcanzar los niveles de servicio esperados.

Para leer la columna presione aquí.

TRIBUNA INVITADA
El Nuevo Día
Por: Vicente Feliciano 
miércoles, 24 de junio de 2020
(Foto: AEE)