Preocupante la recomposición de la Junta de Supervisión Fiscal

En un momento álgido de la negociación de la deuda, la Junta de Supervisión Fiscal se está recomponiendo. La salida de cuatro miembros del organismo, incluyendo tres puertorriqueños, ha venido de la mano de la entrada de Justin Peterson como nuevo miembro.

Hay quienes dicen que Peterson tiene conflictos de interés porque en el pasado su empresa fue contratada por los bonistas de Puerto Rico. La firma hizo esfuerzos para evitar la aprobación de la ley Promesa porque le ofrecía a la isla un mecanismo para restructurar su deuda. Peterson podría tener un interés económico de que sus antiguos clientes puedan recobrar el máximo posible.

Los intereses económicos de Peterson contrastan con los del pasado presidente de la Junta, José Carrión. La empresa de Carrión está en Puerto Rico. Más allá de cualquier identificación emocional con la isla, Carrión tiene un interés económico en el éxito de Puerto Rico.

Todavía quedan tres vacantes en la Junta. Al mismo tiempo de la recomposición, intenta contestar las dos preguntas básicas a las que se reduce el problema de la deuda del país: ¿Cuánto puede asignar Puerto Rico al pago de su deuda? ¿Cómo se distribuyen dichos pagos entre los distintos acreedores?

Para leer la columna presione aquí.

TRIBUNA INVITADA
El Nuevo Día
Por: Vicente Feliciano 
jueves, 19 de noviembre de 2020
(Foto: oversightboard.pr.gov)